CHEGA A PENÚLTIMA SELECTIVIDADE


AS UNIVERSIDADES GALEGAS OFRECEN 11.667 PRAZAS ÁS/AOS CASI 10.000 ALUMN@S QUE ASPIRAN A ELAS

"La selectividad, de la que ya se ha anunciado su desaparición con la aplicación de la nueva ley de educación y que probablemente vivirá este curso su penúltima convocatoria, tiene una importancia capital en el futuro académico de estos estudiantes, ya que determinará, en función de la nota, si el alumno puede escoger la carrera que desea o debe conformarse con la que su nota le permita. Por ello, una buena parte de esos alumnos no piensan en aprobar, algo que dan por descontado, sino en qué nota necesita para, combinada con su expediente de bachillerato, abrir la puerta de la facultad que desean.
El año pasado se presentaron en Galicia a la prueba de selectividad 9.487 estudiantes de bachillerato, de los cuales el 86 % fueron considerados aptos. Para esta convocatoria se espera una afluencia similar que se concretará la semana que viene, cuando finalice el plazo de matrícula. Lo que ya se conoce es la oferta de grados en las tres universidades gallegas y que supone una leve reducción con respecto al curso que está finalizando. En total serán 11.667 plazas divididas entre los cinco campus de la comunidad.
Las más demandadas
Medicina, Odontología, Enfermería, Comunicación Audiovisual, Periodismo y alguna ingeniería son los grados más demandados y, por tanto, los que exigen una nota de corte más alta. El último alumno que accedió a la Facultad de Medicina el curso anterior lo hizo con una nota de 11,78. El mes próximo, conseguir esa matrícula será un poco más difícil, ya que la USC ha recortado 30 plazas, pasando de 380 a 350. Ningún aspirante dormirá tranquilo con menos de un 12.
La prueba de selectividad supone un 40 % de la nota final, en tanto que el expediente de bachillerato suma el otro 60 % hasta alcanzar un máximo de 10 puntos. Es posible, sin embargo, acceder a una prueba de mejora con las materias optativas del bachillerato, que puede subir la nota hasta cuatro puntos, de modo que el máximo son 14. Es decir, un estudiante con una media de 9 en el bachillerato y que consiguiera otra media de 9 en la prueba obligatoria de selectividad, debería mejorar casi tres puntos en la prueba optativa para poder entrar en Medicina.
El reto para quienes optan a estos grados de mayor demanda es, por tanto, mayúsculo: «La crisis se ha notado y son menos los estudiantes que acuden a clases de refuerzo. Pero en este período previo a la selectividad vienen tanto los que quieren aprobar como los que pretenden alcanzar una nota determinada. En eso se ha notado un cambio importante en los últimos años», explica el responsable de una academia compostelana con amplia experiencia.
Frente a las carreras con mayor demanda, las universidades gallegas no llenaron una tercera parte de los grados que ofrecieron el curso pasado. Hasta 51 especialidades dejaron plazas libres, algunas de ellas de elevada exigencia académica, pero, dada la menor demanda, con una nota de corte muy cercana al 5, como es el caso de Matemáticas (5,3); Física (5,06) o Ingeniería Informática en la facultad de A Coruña (5,16).
Reordenación
El próximo curso habrá un ligero reordenamiento de la oferta. En la Universidade da Coruña, por ejemplo, las tres especialidades de Filología (inglesa, galega y española), agrupan los primeros cursos para ofrecer conjuntamente 150 plazas frente a las 225 que sumaban por separado. También aparecen opciones multilingües para titulaciones de Biología y Química en la UdC. El campus de Ourense elimina el grado de Consultoría y Gestión de Información para incorporar una titulación simultánea de Administración y Dirección de Empresas con Ingeniería Informática. Por último, en el campus de Ferrol aparece por vez primera el grado de Ingeniería Naval y Oceánica, que sustituye a las titulaciones de Arquitectura Naval e Ingeniería de Propulsión y Servicios de Buque que estaban vigentes el curso anterior".

JORGE CASANOVA
REDACCIÓN / A VOZ  27 de maio de 2013 
 


Comentarios

Entradas populares de este blog

ELAS DIXERON