OITO DE CADA DEZ TRABALLADOR@S GALEG@S RECORREN Á FAMILIA PARA CONCILIAR




"Hace años que es cada vez menos común hallar en Galicia hogares como los tradicionales, donde convivían bajo un mismo techo abuelos, padres, nietos o tíos solteros. Ese cambio en la estructura de las familias, un fenómeno que se empieza a observar sobre todo en el medio urbano tras el éxodo rural de los años setenta, unido a la incorporación generalizada de la mujer al mercado laboral, ha generado serios problemas en las familias a la hora de poder conciliar el trabajo con el cuidado de los hijos. 

La insuficiencia de recursos públicos (guarderías o colegios con horarios adaptados a los de las empresas) capaces de cubrir las necesidades derivadas del horario de los padres hace que ocho de cada diez trabajadores de la comunidad tengan que echar mano de su entorno familiar para poder compatibilizar ambas funciones. Al menos eso es lo que se desprende de los datos recogidos en la encuesta elaborada por Sondaxe. Ahí se ve que un 77,9 % de los asalariados consultados en el trabajo usan esa vía, frente a un 19,9 % que recurren a las guarderías o a centros de infancia.

Aunque la estructura tradicional de los hogares gallegos esté en peligro de extinción, no lo está un factor cultural derivado de dicho modelo, según el cual no resulta algo fuera de lo común que un familiar cercano se haga cargo de los niños cuando los padres no pueden hacerlo por motivos laborales. Eso puede explicar por qué un 67,1 % de los trabajadores encuestados dicen no tener problemas para compaginar el trabajo con el cuidado de los pequeños. Porque no ven anormal que los cuiden los abuelos.

Más allá de familiares, la contratación de ayuda externa es utilizada solo por un 10,1 % de los trabajadores consultados. Los ajustados salarios pueden ser una de las razones que expliquen el bajo porcentaje de padres que piensan en esa solución. Lo que resulta llamativo es que son los consultados de Lugo y Ourense, los territorios con menos tejido empresarial de toda la comunidad, los que más usan esta alternativa (un 22,1% en Lugo y un 14,5 % en Ourense). Además, son los padres que superan los 35 años los que más recurren a la colaboración de terceras personas.

Mucho menos utilizada es la alternativa de la reducción de jornada. Recurren a ella solo un 2,9 % de los encuestados. Quizá porque lo normal es que, salvo en algunos convenios, la alternativa conlleva una reducción del salario. La encuesta corrobora también que el cuidado de los hijos todavía es una función fundamentalmente de mujeres. Los datos de Sondaxe muestran cómo un 1,9 % de los encuestados dicen haber dejado el trabajo para atender a los hijos. Son generalmente las madres las que lo hacen, más que los padres.

Pero conciliar no es solo compaginar el trabajo con cuidar de los pequeños, también es atender a los mayores dependientes que, en cantidad cada vez mayor, conviven en los hogares.

El cuidado de los niños es cosa de dos. Pero ese es un campo en el que todavía hay mucho terreno por abonar en Galicia. Expertos en Derecho Laboral advierten de que el fomento de medidas como la reducción de jornada puede ser un arma de doble filo, al menos mientras no haya un cambio en la tendencia y las mujeres dejen de ser sus principales solicitantes. Alegan que puede acabar convertido en un medio para precarizar el trabajo femenino porque son ellas las que acabarán cobrando menos tras haber reducido sus horas de trabajo por cuidar a la familia.

Pese a lecturas como esta, un 62,2 % de las trabajadoras que han participado en el estudio de Sondaxe dicen estar de acuerdo con que la medida debería incentivarse más como medio para conciliar la vida laboral y familiar. Eso mismo opinan un 57,5 % de los varones consultados por Sondaxe. Pero tampoco es una solución en todos los sectores productivos. Depende mucho del tipo de trabajo para que la medida sea efectiva en la práctica. Otra cuestión por la que se preguntó a los participantes en el estudio es la ampliación de los permisos de maternidad y paternidad para atender a la descendencia. Justo es este otro de los puntos en los que están de acuerdo la mayor parte de los encuestados (un 55,5 %). Los que más lo defienden son los padres más jóvenes. De todas formas suelen ser las mujeres las que más piden esta medida para criar a sus hijos".
La Voz de Galicia
8 de febreiro de 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

ELAS DIXERON